DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

25 ABRIL DE 1920, DOMINGO

Narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN


Querido Diario:

Hoy a las ocho de la mañana fuimos a la misa que se celebraba en San José para acompañar a los huérfanos del Asilo y a las niñas del Colegio de Nuestra Señora de la Asunción que está unido a éste.

Y es que hoy celebraban el cuarenta y seis aniversario de su fundación (1874), y como Madre les echa una mano de vez en cuando, y como todavía andamos detrás de que Loli pueda traerse a sus hermanos, hemos ido a hacer acto de presencia y a llevarles algunas cosicas para colaborar con la causa.

A las once, tras leer la memoria al Arzobispo, se hizo la entrega de premios a los acogidos y niñas de este colegio y luego algunos chiquillos estuvieron recitando composiciones relacionadas con la solemnidad del día.

Al llegar a casa, inspirada por el acontecimiento, estuve dándole vueltas a ver qué poema, de los que yo me sé, elegiría para ellos, y al preguntarle a Papa-Antonio me dijo: – Cualquiera que elijas estará bien- y citando a Allan Poe, sentenció: -“La infancia conoce el corazón humano”, busca en tu corazón.

Así que elijo uno que escribió Rosalía de Castro que decía:

Yo tuve una dulce madre,

concediéramela el cielo,

más tierna que la ternura,

más ángel que mi ángel bueno.

En su regazo amoroso,

soñaba… ¡Sueño quimérico!

dejar esta ingrata vida

al blando son de sus rezos.

Mas la dulce madre mía,

sintió el corazón enfermo,

que de ternura y dolores,

¡ay!, derritióse en su pecho.

Pronto las tristes campanas

dieron al viento sus ecos;

murióse la madre mía;

sentí rasgarse mi seno.

La virgen de las Mercedes,

estaba junto a mi lecho…

Tengo otra madre en lo alto…

¡Por eso yo no me he muerto!

Yo no puedo imaginarme sin mi madre, de ninguna de las maneras, y debe ser por eso de que estos niños tienen muchas Madres que cuidan y velan por ellos, que estos chiquillos sacan fuerzas de entre sus penas para vivir.

Ángelicos míos ¡Cuántas tristezas llevarán por dentro!

Asilo de San José ubicado en el antiguo Palacio del Almirante, visto (creo) desde la Catedral. Detalle de una fotografía de José Martínez Rioboó.
«Fotografía Amateur en Granada (1905-1925)»

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

3 Comentarios

  1. Jose Fernandez 25 abril 2020

    ……………..Y me emocioné…………

    • MARGARITA MARIN 27 abril 2020 — Autor de la entrada

      Te voy a contar una cosa… Aunque mi casa pertenece a la Parroquia de San Pedro, esta al limite con la de San José y al ser mi madre catequista desde chiquitica he estado muy ligada a ella y a sus niños de la Escuela Hogar, por la parroquia y por el cole. Ahora, vueltas que da la vida, trabajo dando clases en el Palacio del Almirante y cada vez que entro en el edificio le dedico un ratico intimo de pensamientos de amor a aquellos chiquillos a los que les deseo profundamente que la vida les haya dado la oportunidad de mejorar sus vidas. No es gran cosa pero estoy segura que de algún modo han de llegarle esas vibras porque es un sentimiento lleno de naruralidad que mi corazón emite con muchisima fuerza 💞 tiene que llegar seguro💁

  2. María José 26 abril 2020

    ¡Bravo, Marga!
    ¡Y qué joya de fotografía!

Dejar una respuesta

© 2020 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén