DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

22 ABRIL DE 1920, JUEVES

Narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN


Querido Diario:

Uff, cuando el río suena

Esperemos que no sea cierto, pero corre el rumor de que se han tomado acuerdos para favorecer a determinados funcionarios y empleados municipales que fueron cesados tras las revueltas del año pasado por no cumplir con su deber… Apelando a no sé qué de «transferencias de créditos para abonar los aumentos que entrañan la alteración de la plantilla recientemente aprobada por el Cabildo».

No lo entiendo bien, pero esto para mis cortas entendederas, sería como la vuelta al redil de la mano oculta de los caciquistas electos en las últimas elecciones.

Lo que vendría siendo, volver a meter al zorro en el gallinero. Vamos, que no tienen idea de cuidar corrales.

Hablando de corrales, ya está el gallinero del abuelo preparado. No hay ná como tener un maestro ebanista en casa. ¡Está precioso!

Ha hecho una especie de cajón alargado con 4 departamentos interiores que serán los nidos de cada gallina, que ha anclado a la pared, con su percha delante para que se puedan posar a descansar. Y con tela metálica le ha hecho el corral alrededor que pilla media terraza, con su puertecica y todo.

Ya sólo dice que falta buscar paja para hacerles la camita, y un comedero de tolva y un bebedero con depósito de barro basto que les va a encargar a su amigo Cecilio (Morales Alonso), el de la Fajalauza, donde la muralla de la Albérzana, que dice que son los que más saben de trabajar el barro de toda Graná.

No sé cuántas  generaciones de alfareros llevan ya en la familia, pero, vamos, que son siglos de sabiduría ceramista lo que acumulan en sus manos. Y mis gallinas no merecen menos.

“Bebedero para gallinas”.
Foto perteneciente al Catálogo de Fajalauza,  años 30. Gentileza de D. Cecilio Morales Moreno que (a sus 98 años de edad) al comentarle que “Conchita estaba buscando un bebedero para sus gallinas” ha querido buscárnoslo entre sus mil recuerdos para ilustrar esta entrega.
Y, por supuesto, GRACIAS también a su sobrino Cecilio Manuel Madero Morales por su disposición y generosidad conmigo, y por prestarnos sus raíces para mantener éste, nuestro árbol albayzinero que entre todos construimos, a través de los siglos de vida vecinal.

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

2 Comentarios

  1. Mari Angeles 22 abril 2020

    No deja de sorprenderme el trabajazp de documentación que estás haciendo👏👏👏👏👏

    • MARGARITA MARIN 23 abril 2020 — Autor de la entrada

      ¡Gracias! Si, día por día en la hemeroteca. Tiene tela, sí.😅😘

Dejar una respuesta

© 2020 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén