DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

15 DICIEMBRE DE 1920, MIÉRCOLES

Narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN


Querido Diario:

Ya está el Centro Artístico organizando y preparando el reparto de juguetes para Reyes. Este año colaboraré con algo de mi dinerillo pero haré una recolecta por la familia para juntar un poquillo más entre todos. A ver qué me dicen los demás porque está la cosa apretailla… pero hay que hacer un esfuerzo por estos niños.

Ayer a las doce hubo un incendio en el Servicio Doméstico, ahí en la Gran Vía. Al parecer echó a arder el hollín de la chimenea aunque pudieron sofocarlo pronto. Un susto, pero nos quedan muchos sustos de estos este invierno. Es lo que tiene hacer fuego en una casa para calentarla, si no es porque se prende algo, es por “atufamiento”, o porque se agota el aire si no ventilas.

Ya podrían inventar algo mejor que en pleno siglo XX y vivimos aún en la prehistoria de la calefacción doméstica.

Se sigue con la campaña de vacunación antitifoidea pero el tema de las aguas potables se sigue retrasando. Resulta, que cuenta un ingeniero, que ha estado recorriendo Sierra Nevada examinado el terreno en busca de manantiales de aguas potables con las que poder abastecer la ciudad.

En esos manantiales que ha encontrado, por la naturaleza de los terrenos de los que emanan, parece lógico suponer que la depuración natural de estas aguas está fuera de toda duda. La mineralización y su grado hidrotrimétrico (o algo así, que no sé qué es) son bajos, pero en estos días ya están con los análisis químicos y bacteriológicos para  confirmar su valor y posibilidades.

Sin embargo, fíjate tú la casualidad, las aguas de estos manantiales que hablan son de propiedad particular. Y los dueños de estas fincas no sólo están dispuestos a cederlas, sino además a sacar el dinero de sus bancos para invertir en las instalaciones necesarias para conducirlas y cubrirlas de cualquier contaminación hasta los depósitos que colocarían en un punto elevado de la ciudad para que lleve presión suficiente y llegue a cualquier punto de la ciudad.

Todo este proyecto ya tiene planos, memoria y presupuesto que en breve presentarán al Ayuntamiento.

A favor, que el Ayuntamiento no tendrá que meterse en expropiaciones ni invertir en este punto. En contra, para mí, que nadie da duros a cuatro pesetas y lo barato sale caro. A la larga, aunque sea de justicia que los inversores saquen beneficio, al final el pueblo acabará pagando el agua, cosa que ahora, aunque no de muy buena calidad, tenemos gratis para nuestras cosicas domésticas.

Y si no, al tiempo. Ya lo verás. Está cantao.

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

© 2021 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén