DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

20 NOVIEMBRE DE 1920, SÁBADO

narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN


Querido Diario:

Esta noche abrirá sus puertas oficialmente el Coliseo Olimpia, con un concierto del Sexteto, una película y un espectáculo de varietés en el que debutará una tal Salud Ruíz. Ya iremos otro día, hoy estará de bote en bote con la novedad y será ya difícil encontrar entradas económicas (los precios oscilan entre 7,50 pesetas el palco a 0,50 en general). Habrá dos sesiones, una a las 9 y la otra a las 11 menos cuarto.

Hablando de dineros ha subido la cuota Centro Artístico a 20 pesetas… si algún día quiero formar parte de tan culta sociedad voy a tener que trabajar mucho para poder costeármelo, no es tan fácil la cosa… Bueno, quizás para cuando sea mayor esto de la carestía se haya solucionado un poco y esté más asequible.

Hoy es San Edmundo, el día de mi Conde de Montecristo. Sin embargo, no hay entrega de la novela en el periódico, así que lo celebraré leyéndome alguna de las entregas pasadas, no sé cuál. Aún no lo he decidido.

No obstante, traía El Defensor un interesante artículo sobre Educación hablando de la importancia de educar a los niños para que alcancen el máximo provecho tanto en lo individual como en lo colectivo.

Más o menos, lo que viene a decir es que hay que procurar sacar lo mejor de cada uno pero formando parte de la sociedad, para que cuando sean mayores no aprovechen sus talentos y suerte para explotar a los demás desde el mayor de los egoísmos individuales, sino para crear una sociedad más equilibrada en oportunidades.

Pedagogía Social lo llaman. Donde lo que prima es la organización de una sociedad escolar, con sus ideales y sus problemas, que perfeccione los átomos individuales.

Interesantísimo. Llevo todo el día dándole al runrún con esto. Y es que me parece una buenísima idea, eso en vez de desunir la sociedad desde la cuna como se viene haciendo con tanto clasicismo, religión, nivel económico… limaría las diferencias entre los chiquillos desde chiquitillos y equilibraría más la balanza de las oportunidades porque ningún niño o niña tiene ni culpa ni mérito de nacer donde haya nacido

Me ha gustao pero lo que hace falta también es que las familias cobren unos salarios lo suficiente dignos como para que no tengan que sacar a sus hijos de estudiar para trabajar como hemos tenido que hacer Manolín o yo…

Queda mucho camino aún por recorrer pero no está mal la idea.

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

© 2021 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén