DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

3 JUNIO DE 1920, JUEVES

Narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN

Querido Diario:

Hoy Día del Corpus. El Defensor trae 8 páginas pero mañana no habrá periódico para que hoy todos los granadinos, incluidos los de la prensa, puedan disfrutar de tan solemne día de fiesta.

Desde las primeras horas de la mañana, las calles céntricas de la ciudad ya estaban animadisísimas con la circulación de millares de forasteros llegados en los tranvías de los pueblos. Y los balcones del itinerario de la procesión estaban adornados con colgaduras, tapices y mantones de Manila. Y nosotras, todas, luciendo estreno de nuestros vestidos nuevos de temporada.

Desde las 9 de la mañana empezaron a congregarse en la Catedral todas las parroquias de la ciudad, parroquias de los pueblos y cuántas personalidades deberían de figurar en la comitiva religiosa.

Cuatro compañías del Regimiento de Córdoba cubrieron la carrera desde la esquina de la calle Hileras donde se encontraba situada la cabeza del batallón desplegados por todo Mesones, Reyes Católicos y Cárcel Baja, para cuidar de dejar libre el frente de la caballería y artillería. Y una quinta Compañía de Córdoba, se extendió desde la Plaza de las Pasiegas por las calles del Marqués de Gerona y la de Mesones hasta la de Hileras donde se encontró con las bandas de música que escoltaban la procesión.

La caballería lusitana, con el estandarte, se situó en la Plaza del Carmen. Y a medida que cada compañía iba siendo rebasada por la procesión, se marchaba a la Plaza de la Trinidad, marchando al cuartel.

A las 10 y media salió del Ayuntamiento la procesión cívica, camino a la Catedral por el sitio de costumbre. El estandarte de la ciudad lo conducía el concejal don Enrique Hernández Carrillo y le daba escolta una sección de infantería de Córdoba.

Y las 11 menos veinte, se puso en marcha la procesión, llevando el orden siguiente:

Abría la marcha una sección de la guarnición municipal montada en traje de gala, alguaciles, clarines, reyes de armas, gigantes y cabezudos, la Tarasca, heraldos, palafreneros seguidos de un coche adornado con flores.

Después las escuelas del Ave María con sus respectivas bandas de música, asiliados del Hospicio provincial, congregaciones de San Estanislao, los de la  Adoración Nocturna, los de la Hermandad del Santísimo, Jesuitas… Y yo no sé cuántos más, seguidos de las cruces y clero de los pueblos de la vega de Graná (Albolote, Alfacar, Beas de Granada, Víznar, Pulianas, Pinos Genil, Quéntar, Güéjar Sierra,  Dilar, Huétor Santillán, Dúdar, Maracena, Peligros, Nívar, Fargue, Huétor Vega, Cájar, Monachil, Ogíjares y Zubia) y acto seguido marchaban las cruces parroquiales y clero de la capital.

Detrás, marchaban todos los jefes y oficiales de la guarnición y comisiones de las dependencias militares seguidos del Ayuntamiento bajo mazas, (con mi padre que iba hecho un pincel y más guapo que ninguno, que todo hay que decirlo) llevando el estandarte de la ciudad el Sr. Hernández Carrillo y ocupaba la presidencia el alcalde Sr. Ortega Molina.

Esta vez no asistió el gobernador civil (Sr. Jiménez Canga-Arguelles) por encontrarse enfermo y cerraba la comitiva las fuerzas de la Guardia Municipal, cornetas, tambores, los músicos de Córdoba y una compañía de infantería.

A la llegada de la procesión a la plaza del Carmen, al arzobispo le dio un desvanecimiento y la procesión tuvo que ser suspendida de momento para auxiliarle. Lo metieron en el Ayuntamiento y lo acostaron en un sofá donde le dieron algunos remedios, y cuando se reanimó se lo llevaron ya para su palacio en un coche.

A las 12 regresó la procesión a la Catedral y al terminar el alcalde invitó a comer en el Gran Hotel Alhambra Palace a las autoridades y concejales que asistieron a la comitiva.

Y ahora nos vamos todos a la calle otra vez que hay velada en el Paseo del Salón a las 9.

Conchita Cuesta Cuadros

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

© 2021 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén