DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

15 FEBRERO DE 1920, DOMINGO

Narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN BeLTRáN


Querido Diario:

Día primero de máscaras.

Es decir, que hoy madre no nos dejó ni pisar la calle…

Y es que dice que los Carnavales ya no son lo que eran, ni disfraces elegantes, ni carrozas, ni concursos, que no hay más que gandules groseros, gente ordinaria e indecorosa y que son días en los que reina la chabacanería y los beodas.

Bueno, algún desfile bonico de disfraces sí que hay y los bailes de máscaras del Centro Artístico siempre son ejemplo de buen gusto y elegancia pero es que por lo visto en la época de mi madre sí que eran elegantes se molestaban en ponerle ingenio y belleza a la cosa. Cuenta que incluso las vísperas eran buenas semanas de tarea en el taller confeccionando bellísimos trajes para las señoritas que luego acudían a los bailes. Ya no tanto.

En fin, a mi me gustaría disfrazarme con un vestido al estilo italiano, en plan la Commedia dell’Arte, y salir a la calle esplendorosa luciendo palmito, pero, nanai, no hay tu tía con la mamma.

Aunque tampoco hay drama, hoy el día amaneció lluvioso y han estado cayendo chuzos de punta toda la tarde. Así que los cafés y espectáculos serán los que habrán hecho negocio.

A partir de hoy ya están las oficinas nuevas del Defensor en el número 30 la calle San Matias, el antiguo Palacio de los Padillas. ¡Eah, ya está todo el personal en el mismo edificio! Se les acabó el dar bandazos de aquí para allá pa’llevar los textos a la imprenta. ¡Pues que sea enhorabuena!

Manuel Beltrán Ayala de Carnavales con sus amigos

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

2 Comentarios

  1. El tío Antonio 16 febrero 2020

    No lo reconozco. ¿Puedes dar una pista?

    • MARGARITA MARIN 16 febrero 2020 — Autor de la entrada

      El que está en primera fila, en el centro, con un traje de Pierrot con grandes botones negros y una talega colgando del brazo.

Dejar una respuesta

© 2021 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén