DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

13 FEBRERO DE 1920, VIERNES

Narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN BeLTRáN


Querido Diario:  

Como ya vaticinaba ayer, lo de la falta de abastecimiento del trigo iba a traer cola llevándose el poco que queda en Graná para repartirlo en otras provincias.

Se ha organizado un movimiento social capitaneado por numerosas organizaciones, entidades y fuerzas vivas para protestar las órdenes del caprichoso ministrico y tratar así de salvar a la ciudad de la miseria.

¡Menudo desbarajuste de gobierno! ¡Vamos, es que no se le ocurre ni al que asó la manteca!

Mira que es difícil poner de acuerdo a los granaínos, pues la opinión es unánime: “Lo que no pué’ser, no pué’ser y punto”. ¡Estaría de ver! Como dice el anuncio de análisis químicos del periódico: ¡¡Qué se cree vd. eso!!

Ya ha sido la proclamación de los concejales por distrito. No me entero de , la verdad, lo único que saco en claro es que hay muchísima gente descontenta en todos los barrios con estos primeros resultados. A ver en qué acaba esto… ¡Ellos sabrán!

Por otro lado, he leído que un tal General Weyler ha llegado a Barcelona, por lo visto, dice Papa-Antonio que este hombre fue el que reprimió las protestas y altercados durante la Semana Trágica de Barcelona en 1909. No sé si eso es bueno.

Esto fue en el mismo año en el que yo nací. Un jaleo. Resulta que cuando estalló la Guerra del Rif llamaron por Decreto a todos los reservistas de 1903-1907. Tuvieran hijos o no, tenían que ir por naricillas.

Y claro… Muchos de éstos eran obreros, padres de familia que se quedaban sin sustento en sus casas y se rebelaron.

Cuenta Papa-Antonio que el colmo fue que la legislación de reclutamiento vigente en aquel momento permitía estar exento si encontrabas a otro que fuera en tu lugar o si se pagaba un canon de 6.000 reales. Cobrando 10 reales diarios ¡ya me dirás tú quién podía librarse!

Entre que la guerra era para defender los intereses de algunas familias muy poderosas y portentadas de España, y que el canon que pedían era inasumible por la clase obrera, que además dejaban sin fuente de ingresos a sus familias con su partida…

Cuentan que la gente gritaba en el muelle y desde los barcos:

 – ¡Abajo la guerra! ¡Que vayan los ricos!- ¡Normal!

Finalmente estas condiciones se modificaron un poco, y hoy ya pagan dos pesetas y media de socorro al día a los voluntarios y sólo pueden ser solteros o viudos sin hijos, pero aquella semana de Barcelona fue realmente trágica.

Se detuvieron a millares de personas: 2.000 fueron procesados de las que casi 200 sufrieron penas de destierro, hubo más de 50 cadenas perpetuas y 5 condenas a muerte. Se clausuraron los sindicatos, se cerraron las escuelas laicas… Un drama, cuenta el Abuelo.

Padre se libró de chiripa del decretazo porque aunque él era de la quinta del 1904, no sé cómo lo consiguió pero a pique de un repique estuvo que tuviera que ir.

Mi padre hizo el servicio militar en Valencia, estando de ya novio con mi madre. Incluso le mandó un retrato suyo con una dedicatoria de lo más romántica, para que le guardara la ausencia. En su dormitorio la tiene, está guapísimo Padre vestido de uniforme, las cosas como son.

Con ese porte que tiene, no es de extrañar que sea macero.

Pepe Cuesta, 1905.
Retrato-recuerdo dedicado a Concha Cuadros

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

2 Comentarios

  1. Ignacio 13 febrero 2020

    Como me gusta este diario 🤗😘 ¿saldrá mi abuelo? 🙄 Jiji no me digas nada.

Dejar una respuesta

© 2021 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén