DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

18 DICIEMBRE DE 1920, SÁBADO

Narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN


Querido Diario:

¡La madre que los parió a tós! Bomba en la calle del Aire anoche.

¡Casi me muero del susto con el petardazo! Crujió mi casa como si fuera un terremoto de los gordos. Al principio no sabíamos que había pasado pero Padre se dio cuenta enseguida de que aquello se trataba de algo cocinado. Se vistió y salió pitando a la calle, y junto a otros vecinos se acercaron hasta el lugar de los hechos, guiándose por las voces, el olor y el humo.

Cuando llegaron, ya lo vieron: habían puesto un artefacto en la Casa del Pueblo. Las dos únicas personas que estaban en el edificio cuando estalló, la Isabel (Arenas), la madre del conserje y el auxiliar de conserjería (José Villegas), estaban en la calle que les iba a dar un parraque con el susto, y a más vecinos que habían acudido también en su auxilio al escuchar tanto jaleo.

Dice Padre (yo no he querido acercarme a verlo, porque me da miedo ya de lejos) que la pusieron en una ventana del piso bajo de la Casa del Pueblo y que con la explosión arrancó uno de los barrotes de la reja y el mamperlán de la ventana.

¡Menos mal que no ha habido heridos!

Al parecer era una bomba de dinamita y pólvora, rodeada de cemento. El juzgao del Salvador está ya haciendo diligencias y tomándoles declaración a la Isabel y al Pepico, pero vamos, vamos, vamos…

¡Me dirás qué culpa tiene esta pobre gente de!

¡Pa’cogerlos y arrancarles las cabeza de un sostrazo, vamos!

Tanta política tanta violencia… ¡Vergüenza les tenía que dar!

Veremos a ver mañana que son las elecciones si no se lía alguna gorda en los colegios electorales…

¡Esto no es vida, cogollos! (Ups, perdón)

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

© 2021 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén