DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

24 JULIO DE 1920, SÁBADO

Narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN


Querido Diario:

¿Pues no querían aprobar en el Ayuntamiento un impuesto nuevo para las hortalizas?

¡Si es que… vaya cabecicas!

Menos mal que no ha salido adelante. ¡Lo que nos faltaba!

Si quieren subirle los impuestos a algo que se los suban a los artículos de lujo y no a los de primera necesidad.

Si tenemos en cuenta que las hortalizas ya no se venden a un precio justo porque están sometidas a un régimen complicado y absurdo que motiva su encarecimiento por la intervención de muchas manos codiciosas desde que salen de la huerta hasta llegar al mercado. Total, que cuando el consumidor las adquiere ya van gravadas de un modo exorbitante.

Por eso, todo lo que no sea simplificar el sistema y contribuir al abaratamiento, sería ahogar aún más a los consumidores por un industrialismo vergonzantemente ruinoso y un mercantilismo inmoral.

Dice el periódico que el origen de todos estos desaciertos y errores está en la estructura de nuestro Ayuntamiento y en la organización de nuestra vida municipal, porque mientras el Ayuntamiento ha permanecido estancado en sus normas, en su procedimiento antiguo y sin decidirse a una profunda y radical transformación de los presupuestos municipales sin construir un nuevo régimen administrativo, no han evolucionado casi nada y las necesidades de la vida moderna se han multiplicado.

Y añade que el Ayuntamiento de Granada tiene un presupuesto rutinario y pobre que además lleva el estigma antidemocrático del Impuesto de Consumo, que viene de una mediocre concepción contributiva de un Ayuntamiento minúsculo, regido por hombres de buena voluntad (eso sí), que quiso poner en orden los asuntos de esta casa haciendo una administración escrupulosa para solucionar la deuda pero se olvidó de reforzar los ingresos; que las necesidades y las condiciones de vida, han variado extraordinariamente en Granada y por eso han aumentado los problemas municipales.

Y remata diciendo que un Ayuntamiento mayúsculo se distingue por su afán de plantear muchas cosas, pero que en el nuestro todo lo que se acuerda pasa al archivo de los papeles olvidados, sin querer darse cuenta de que el problema no se resuelve con una limitación en los gastos sino que el verdadero problema está en los ingresos. Y cuando a la hora de reforzar los ingresos lo único que se les ocurre a los arbitristas municipales es gravar las hortalizas… ¡Apaga y vámonos!

Hablando de irse, me voy con Papa-Antonio que le han convidao los señores Serrano y Bezares a la inauguración de su nueva “Ferretería Universal” en la plaza de San Agustín (nº 12 y 13) y es a las 9.

¡Ay, mira la hora que es y yo todavía sin terminar de vestir!

¡No tengo arreglo!

(Me llevaré un saquito, manque sea finillo, que a la noche refresca…)

Conchita Cuesta

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

© 2020 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén