DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

28 ABRIL DE 1920, MIÉRCOLES

Narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN


Querido Diario:

Hoy nos levantamos muy temprano. Al cacareo del gallo.

¡Al escucharlo mientras dormitaba me entro una alegría!

-¡¡¡Siiií, Gallinas!!!

Se lo comenté a la parienta en el desayuno, que me encantan las gallinas y que estoy montando una corral con Papa-Antonio en la terraza y me ha dicho que, antes de volverme para Graná, ella me va a regalar una de las rubias que son mejores ponedoras.

¡Mare mía, mi primera gallina para el corral nuevo!

Le voy a poner de nombre “Lana” como la que nos hemos pasado todo el día lavando. Tiene su tarea, no te creas. Primero, mientras las más jóvenes descosíamos y sacábamos la lana de todos los colchones y almohadas, las mayores calentaban agua para el fregoteo, y a la lana le dieron un remojón solo con agua fría, para que no se pique, y la metieron en unos canastos enormes de mimbre para que escurriera.

Ayer ya dejaron primero en remojo las cenizas para hoy hacer la colada, así que después de escurrir la lana, nos pusimos a lavar las ropas con agua y jabón, le colamos las aguas de ceniza para blanquearlas y tendimos las fundas al sol que con su luz dicen que se ayuda a la desinfección, y la lana la esparcimos sobre unas lonas para que también se secaran.

Luego ya al atardecer metimos toda la lana donde la chimenea para que terminara de secar con el calor del hogar y ya empezaron los hombres a varearla un rato contra la pared y la dejamos medio preparada para mañana empezar ya a abrirla. Aunque mañana les toca otro buen rato de vareo mientras preparamos los tableros y los avíos para empezar a trabajar.

Tengo las manos que no las siento y mi prima me ha dado no sé qué especie de manteca de aceite de oliva que hacen ellas, batiendo el aceite con una chispitilla de agua, aceite lavao me parece que le llaman, como remedio para que no salgan grietas. No sé si funcionará pero la verdad es que alivia, aunque he tenido que esperar un buen rato a que la piel se lo chupara para no llenar de lamparones mi diario mientras escribo.

Una paliza de jornada. Hoy voy a caer en el catre muerta.

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

© 2020 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén