DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

29 ABRIL DE 1920, JUEVES

Narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN


Querido Diario:

Hoy el día ha sido más llevadero que el de ayer. A trabajar con las manos estoy más acostumbrada pero a lo de lavar así en plan mazacote no. No veas como me he acordado de la madre de Manolín. Pobre Doña Rosa. Lo suyo no está pagao. Ya podían inventar algo para lavar en las casa sin tener que meter las manos dentro del agua en vez de tanto automóvil con choffér

¡Cómo se nota que los ingenieros son tíos y ellos no lavan!

Loli, la pobretica, se dio un tute bueno, y como es tan calláh, ahí estuvo todo el día dándole que te pego al frote sin chistar.

Por la noche, como dormimos en la misma habitación, estuvimos cascando un buen rato antes de dormir y me contó que en su pueblo era costumbre lavar la ropa con unas plantas que se llaman saponarias, o algo así, pero que ellos llaman jabonosas, unas plantas que cogen directamente del campo porque no tienen dineros para gastar en jabón y que, con o sin dineros se hace preciso, mantener cierta higiene.

Pero “cierta higiene” no es bastante. En la Edad Media decían que el lavarse con agua ablandaba las carnes y abría los poros, y había que evitarlo para no coger enfermedades, pero después del brote de gripe de hace dos años quedó más que demostrado que mantener la higiene de la gente es vital para la supervivencia de los pueblos.

Y hoy mientras abríamos la lana estuvimos hablando de eso: del Cólera, el Tifus, la Gripe…

Contaba la parienta que las épocas de terremotos siempre se siguen de brotes de Cólera porque con los temblores se abren las tierras y se contaminan las aguas, y que el Tifus está visto y comprobao que a quien les da es a los pobres que son los que menos higiene tienen.

Y que cuando la Gripe de hace dos años que tanta gente se llevó la Parca, el Gobierno y todos los periódicos no hacían más que llamar al confinamiento y a la higiene para evitarla.

Yo creo que Joselillo, mi hermanillo, murió de Gripe pero mi madre no quiere nunca hablar de eso. Ella siempre insiste en que la pulmonía fue culpa de la desnudez a la que lo sometieron en la Farmacia para explorarlo, pero digo yo que cuando lo llevó sería porque estaba malo y que pa’pillar la pulmonía se necesita del bicho, más que del frío de la rebotica… Yo qué sé. Tampoco voy a preguntar, serán cosas mías.

Pero bueno, a lo largo del día también hubo tiempo para las chanzas y chascarrillos, que es lo que a mí me gusta. Nos reímos un montón pero no lo voy a contar aquí vaya que por h o por b mi madre me pille un día el diario, le dé por leer y me la gane…

El que quiera saber que escarde lana. ¡Ea!

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

© 2020 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén