DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

8 ABRIL DE 1920, JUEVES

Narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN


Querido Diario:

Ayer actuó en Motril la gran Pilar García. Dicen que tiene un don especial en la voz,  un exquisito timbre para los aires regionales y los cantes flamencos que delita y entusiasma, y una puesta en escena de lujo. Yo no entiendo de Flamenco porque eso en casa está mal visto pero dice Sole que cantando marianas no hay quien la gane y que por eso la llamaban la Niña de las Marianas.

El caso que hoy viene una entrevista a ella en El Defensor y a mí me ha parecido un poco enterailla. Quizás, por su gran valía artística, no tenga por qué rodearse de falsa humildad, pero con la que tenemos encima, tirarse el pisto de que este verano viene seguro a Granada y que actuará en el teatro que más caro le pague…

No sé… que me perdone La Sole, que por mucha admiración y cariño que le tenga, me parece a mí que es una contestación un poco casquivana para una artista que presume de tanto postín, que ser una mujer elegante no es sólo vestirse bien y llevar un perrito. «Los gestos y las palabras que nos acompañan valen más que unos bellos zarcillos”- lo dice siempre Madre.

Y mira que Madre, a veces, exagera cuando nos regaña hasta por utilizar palabras «que se parecen” a una ordinariez (vamos que si trincara mi diario y viera alguno de mis “cogollos” o “leche” me crujía viva) pero en esta ocasión estoy con ella. Hay que tener más cuidado con lo que se dice y, sobre todo, con lo que una presume, que tenerse en estima está bien pero pa’dentro, sin tanto faldar.

Pilar García. “De Almería”, composición de Aparicio, Sánchez y Férriz que grabara esta artista valenciana amante de los cantes de Andalucía en 1930

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

4 Comentarios

  1. Paco Julio Jr 12 abril 2020

    Lavín! Maggie: Como llevaba retraso me he puesto tus audios mientras me recortaba la barba y el audio de esta señora para escucharlo mientras me afeitaba. De repente me he acordado de una vecina que cantaba (¡y cómo cantaba!)al otro lado de la cocina en la calle Ánimas y de Papa Teodoro afeitándose en el lavabillo… creo que en el cuarto de baño grande de arriba aunque también tengo la imagen del cuarto del telar junto al comedor. Qué recuerdos! Gracias!

    • MARGARITA MARIN 12 abril 2020 — Autor de la entrada

      Siiii, yo recuerdo también subir la cuesta San Gregorio y escuchar a una vecina cantar en su casa mientras hacía las faenas mañaneras… O a mi abuelo Manolo cantando tangos por casa… Es dificil describir estas sensaciones pero ¡mola remorar esos recuerdos musicales tan sencillos y afectivos en nuestros cerebrillos! A veces con una coplilla de la época otras evocando una situación… Pero sólo los que lo han experimentado conocen el valor de esos detalles en su propia leyenda personal.»Pequeñeces» que las llamo yo, pero que te llenan más que el show más espectacular que se pueda crear técnica o artificialmente. Es otra dimensión: Son afectos

  2. Paco Julio Jr 13 abril 2020

    Es como lo de la magdalena de Proust pero con olores a café y pan migao y a papas con huevos fritos 😍

    • MARGARITA MARIN 13 abril 2020 — Autor de la entrada

      Jajajaja! ¡¡¡Aiiinnnsss aquellos desayunos de domingo con las sopas de pan en el café que me hacía mi padre!!!😍

Dejar una respuesta

© 2021 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén