DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

22 DICIEMBRE DE 1920, MIÉRCOLES

Narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN


Querido Diario:

Día de la tan esperada Loteria Pascual.

El Gordo ha caído en San Sebastián (9.053) pero la suerte también se ha dejado ver por Granada con el 3.141, agraciado con 100.000 pesetas. Dicen que el Sr. Hitos, Presidente de la Diputación, llevaba vigésimos premiados por el valor de 25.000 pesetas. ¡Dichoso él!

Ya ves, fue vendido en la Administración de Puerta Real donde mi padre compro otro número, por poquito nos hubiera podido tocar, pero, en fin, es un número abonado y al menos está muy repartido. Dicen que son muchos los obreros que han sido los afortunados. Eso siempre reconforta.

Nada más que gorduelos han caído en Granada pero al menos la suerte ha tenido la bondad de hacer acto de presencia por aquí antes de acabar el año.

Como es costumbre, El Defensor, iban exponiendo los números premiados, que les van trasmitiendo por teléfono, en unas pizarras que colocan en los balcones, y es mucho el público que se congrega por allí frente al edificio, esperando todos poder confirmar sus esperanzas.

Total, no ha habido suerte en casa, lo único, de momento, un reintegro de un número de los dos que jugábamos como suscriptores de El Defensor, habrá que ver si en la pedrea cae algo…

Hablando de pedreas, ayer unos golfos apedrearon al guarda de la estación del sur, hiriéndole en la cabeza. No me digas tú el divertimento… Aunque peor ha sido lo de Cuenca, que el vecindario ha apedreado la casa de un médico, no sé de qué pueblo, por solicitar un aumento de sueldo hasta 5.000 pesetas (al año) como acordó el Colegio de Médicos de la capital. Que no estaba pidiendo más que lo suyo, vamos.

El hombre, por lo visto, empezó a pedir auxilio sin que nadie ni ninguna autoridad acudieran a su ayuda, cuando cuatro energúmenos saltaron a su domicilio y se liaron a palos y hachazos con él. Salió vivo pero está muy grave.

Yo entiendo que un pueblo no tenga dineros para pagar ese sueldo a su médico pero de eso a matarlo a hachazos…

¡Contri, que contra el vicio de pedir está la virtud de no dar! No hace falta tanta malasangre.

¡Qué salvajes!

¡Más brutos que un arao, vamos!

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

© 2021 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén