DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

8 NOVIEMBRE DE 1920, LUNES

Narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN


Querido Diario:

Frente a la carestía se impone una Cruzada ya. El invierno es la época más dura del año y para las clases desheredadas se les presenta una situación amenazadora, inquietante y terriblemente aterradora.

El invierno es frío, cruel y sombrío como el alma del avaro y el especulador comerciante desalmado que no se guía más que por la ley de la ganancia. Algunos comerciantes honrados hay, no digo que no, que hacen alguna rebaja a la ganancia para ser más justos, pero muy pocos, la mayoría suben los precios a su antojo y capricho.

Como no dicten leyes contra el abuso y regulen los precios conforme a los salarios, y los comerciantes, a su vez,  se vuelvan más humanos y justos, todo lo demás será como ladrarle a la luna. A 75 pesetas mensuales están los alquileres de casas cochambrosas. ¡La mitad de un salario! ¡Ya me dirás tú que le queda a nadie pa’tirar de una familia!

La temporada invernal acentúa más la miseria en los hogares de la clase obrera. Es una solemne majadería la cantinela que continuamente nos vienen dando los gobiernos “que si tasa por aquí que si regulación de precio por allá” que no sirve pa’ná más que para frustrarnos más todavía y tenernos entretenidos, mientras todos los obreros, hasta los ratones más pelaos de cualquier oficio, no salgan y dejen de encubrir el manejo de estos desaprensivos.

Esto necesita de la acción de todos para que cambie de rumbo porque si no… ¡Aviaos vamos! que yo no digo , pero el que calla otorga, así que luego… ¡a llorar a la llorirería!

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

© 2021 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén