DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

27 SEPTIEMBRE DE 1920, LUNES

Narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN


Querido Diario:

A Juan, el de la Casa del Bañuelo, un albañil amigo del padre de Manolín, bueno no sé si son amigos pero que se conocen del barrio, son prácticamente vecinos, vaya…

A lo que íbamos, que estando trabajando en la carretera de Cenes con otros dos compañeros más, han llegado un grupo de albañiles de unos 20 a donde estaban trabajando y empezaron a amenazar a los que estaban allí tan tranquilos echando su peonáh.

Al ver el percal los dos compañeros que estaba con El Juan salieron escupíos, pero ar Junico no le dio tiempo a reaccionar, cuando lo cogieron y lo echaron a la Acequia Gorda con la intención de ahogarlo. Por suerte el colono y su hijo salieron en su defensa tirando cinco tiros al aire, y el grupo se disolvió, corriendo to’scopeteaos al oír los disparos.

Al parecer han sido El Montoro y El Justo de Antequera, que ayer estuvieron trabajando allí, y hoy, al verse reemplazados por estos, han reunido al grupo este para llevarlo para allá. No puede haber otra explicación porque nadie sabía que estaban allí trabajando, ni se veía el lugar por las condiciones topográficas del terreno.

Dice Juan que no ha podido reconocer a todo el grupo pero si al Aureliano de la calle Cárcel baja, al Chato, también del barrio, y a otro conocido por El Fraile.

To’estos ya están deteníoh pero ¡no me digas tú cómo está la cosa!… Y es que el gremio de los albañiles está prácticamente to’parao, pasando muchas necesidades y claro… ya hasta se pierden respeto entre ellos y la razón se les nubla.

Dramático.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es resignacion-1.jpg

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

© 2020 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén