DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

23 JUNIO DE 1920, MIÉRCOLES

Narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN


Querido Diario:

Otro tormentazo que ha caído hoy.

¡Qué jartura de truenos y chispas tengo ya, chiquillo!

Me acabo de enterar que ha muerto el Sr. Díaz Palomares, lo que se van a aburrir ahora los periodistas dedicados a informar del Cabildo.

En fin, Descanse en Paz y tanta paz lleve como la que deja, porque mira que le gustaba liarla en el Ayuntamiento a este hombre… Todo un personaje. Fuera como fuese siempre es una pena la pérdida de una vida.

¡Qué Dios lo tenga en su Gloria!

Me cuenta Sole, que es la que se entera de tó, que el lunes se sucedieron en la Casa Socorro tres accidentes infantiles inquietantemente iguales.

A las 5 de la tarde, que llega un niño de 9 años que vive por el Realejo que al parecer andaba en compañía de otros manejando, o más bien trasteando, una máquina de la fundición de Castaño, cuando tuvo la desgracia de que le cogieran las ruedas de la máquina y le arrancaran dos dedos de la mano.

Estaban todavía curándolo, cuando viene otro de 11 años que vive por donde la plaza Gracia, también con dos dedos arrancados, pero esta vez de la mano derecha y algunos dedos más también fracturados.

¿Dónde se hirió? Pues en la misma fundición.

Y no había trascurrido un cuarto de hora, cuando llega otro chavea de 10 años, este uno que vive por la Fábrica San José en el Paseo de la Bomba, también con dos dedos arrancados por la misma maquinica, que al irse sus amigos quiso ver cómo funcionaba y ¡zasca! ¡Otra vez!.

Mu’listo también er niño. Anda que…

Justo ahora que las estadísticas de Salud Pública en Granada nos colocaban en una situación muy favorable con respecto al resto de España en los últimos tres meses… Desde luego, no tenemos arreglo. Es caso es dar qué hacer a los galenos aunque sea haciendo el tonto.

Aunque aquí no acaban las desgracias…

Ayer en la calle Jesús y María se coció otro drama tremendo.

Un matrimonio con cuatro hijas, el tío, un vago como nunca ha parío madre que se dedicaba nada más que a vicios, sin dar palo al agua, y para ello, no sólo se pulió la pequeña fortuna que aportó su mujer al matrimonio, sino que además se mantenía a costa del trabajo de sus hijas.

Todo era una pura exigencia de posibles para darse la vida padre y ante la negativa de su mujer de darle más, no vivían ya más que para disgustos.

Total, que sale la mujer a los mandaos y al volver el canalla le estaba esperando en casa con un hacha…

Cinco heridas graves en la cabeza y dos en el brazo. No te cuento más porque me hierve la sangre, pero el caso que la dejó, allí, moribunda y se fue a tirarse al tren, que lo arrolló lo dejó hecho viruta.

Mira tú qué pena…

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

2 Comentarios

  1. Mari Angeles 23 junio 2020

    Violencia machista desde siempre😢

Dejar una respuesta

© 2020 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén