DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

11 ABRIL DE 1920, DOMINGO

Narrado por la autora
MaRGariTa MaRíN


Querido Diario:

No participamos en la Guerra Mundial pero su veneno nos han salpicado a todos y sufrimos la escasez de subsistencias como cualquiera de nuestros países vecinos, con la añadidura de la que ya teníamos con la nuestra del Rif…

Hacer la compra ya no es que sea sólo difícil por la falta de perras sino un auténtico milagro acceder a las provisiones…

Madre dice que habiendo siempre papas y huevos en casa, tó se andará pero hasta eso nos cuesta conseguirlo, no sé cómo lo vamos a hacer. De momento, de lo que me da Madre, estoy juntando a ver si consigo suficiente para comprar una gallina y aunque fuera un huevo al día el que nos diera, algo es algo. Pero lo cierto es que me preocupa tanta falta de alimentos, tanto acaparamiento, tanta carestía y tanta pobreza.

Ayer fui al mercado y me volví igual que fui porque no me atrevía a comprar a esos precios sin el permiso de Madre, y a la vuelta La Reme me vio y me llamó para que me acercara a su vera como pa’decirme algo misterioso, y mientras cogía un puñado con tres cabezas de ajos y un limón, disimulando mi compra me soltó:

Niña, dile a tu madre que si quiere papas mi marío mañana por tarde os lleva un saco a tu casa a precio de Tánger- Y es que por lo visto, las papas granadinas que se venden en Tánger se están vendiendo muy por debajo del precio de aquí.

-Pues no sé, Reme, le pregunto y te digo algo mañana…

-No te esperes a mañana. Vete a tu casa, pregúntale y ahora vienes como si se me hubiera olvidado darte el perejil con los limones, y  ya me dices…

Y así hice. Me fui para casa, y Madre accedió a la compra con un:

Vale, porque estamos muchos y hay que comer, pero no quiero saber de dónde las han sacado– Y hoy a la tarde vino su marido como acordamos:

Señora, que dice Mi Reme que le diga que no se vaya ustéh a creéh que son robáh, que son papah vieháh que tenía ella guardáh pa vendéh, y que si se lah ofrece a ustéh es porque ustéh siempre ayuda a los demáh y somoh loh demáh ahora loh que tenemoh que ayuháh, si poemoh.

-Pues dígale a su señora, que muchas gracias por su gesto y que Dios se lo pague con mucho Bien. Esto pa’usted por el mandao y esto para los niños- y le soltó un paquetillo de ropa que ya no utilizamos en la casa, nuestra y de nuestros primos.

– ¡Espere no se vaya!- me apresuré a decirle saliendo corriendo a mi cajón de las labores- Esto pa’la Reme de mi parte pa’que lo utilice pa’su puesto- Ná, un mantelillo ribeteao que tenía aún sin bordar pa’que lo ponga encima de su caja y venda los ajos con mejor presentación y aspecto de higiene.

– ¡Mae mía, cuanto postín pa vendéh cuatro ajoh! ¡Dios se lo pague, señorita! Si necesitan algo máh, ná’máh que se lo digan a la Reme y yo se lo traigo.

Y pensé pa’mis adentros: –Pues sí que necesito algo más y ya sé a quién se lo voy a pedir… Seguro que  La Reme me busca y me encuentra una gallina pa’poner- Pero antes tengo que hablar con (el) Papa-Antonio y contarle mi plan para transformar el palomar en gallinero a ver si me deja.

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

© 2021 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén