DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

31 MARZO DE 1920, MIÉRCOLES

Narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN


Querido Diario:

Hoy, cuando fui a entregar unos encargos del taller y a comprar cuatro avíos que hacían falta, me crucé a Manolín acarreando su carretilla repartiendo lo de la droguería en donde trabaja.

No sé cómo puede. ¡Ángelico, si el carro era más grande que él!

Pues aun así de cargao, con los brazos abiertos de lao a lao sujetando el carro, todavía le quedaba fuelle pa’chiflarme una coplilla.

¡Qué tío, no tié’arreglo!

Resulta que una vez, cuando estuvo de visita la familia argentina de mi vecina, se me ocurrió comentar que me gustaban mucho los tangos ¡y pa’qué! Ahora toh’loh días, cuando me ve, me canta alguno. La Criolla me ha silbado en plena calle y a distancia.

¡Ahí, pa’que se entere to’er’mundo!

¡Qué vergüenza, mare mía! Me he hecho la despistáh pero me he puesto roja como un tomate, espero que no se haya dado cuenta nadie pero ¡qué tío, se creerá que no conocía la copla y su trasfondo! Menos mal que sólo era chifáh y no cantáh con to’sus letras

¿Dónde aprenderá todas esas coplillas? ¡Se las sabe todas er gachón!

Si esto es de chico, cuando crezca… ¡Miedo me da del D. Manuel!

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

© 2020 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén