DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

23 MARZO DE 1920, MARTES

Narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN


Querido Diario:

Decomiso de patatas.

Resulta que ayer incautaron 197 sacos de papas de Diezma que iban por ferrocarril con destino a Cádiz, pero el mismo Comandante de la Guardia Civil que informó al Gobernador, dice que el día anterior ya había decomisado otros 142 sacos con el mismo destino gaditano.

El otro día pasó algo parecido con no sé cuántos sacos de harina que iban para Motril, que una vez paralizados, siguieron su trayecto hacia la costa porque “alguien de muy arriba” dio la orden… Aquí hay gato encerrao… tanto trajín

¡Nos están tomando el pelo, pero bien!

Ahora, que en tós los laos se cuecen habas

Debido a la Guerra Europea y la crisis universal que produjo, la falta de papel trajo consigo la ruina para muchos periódicos a nivel nacional y surgió una fórmula salvadora para poder mantener vivo al periodismo: El Anticipo Reintegrable.

Esto era que el Estado auxiliaba económicamente a los periódicos anticipándole un dinero que luego tenían que devolver al Tesoro a una fecha dada: cuando se cumpliera el año de que acabara la Guerra. Es decir, el 10 de Enero del año que viene.

Esta crisis no sólo elevó el precio del papel, sino también el de las tintas, los rodillos… Un desbarajuste bueno (¡Aeh!)

Salvo algún periódico que disponía de fábrica de papel propia y no entraba en la polémica, los demás dependían de tan preciada materia para poder mantener su producción y así poder sufragar el aumento de precio del papel que se había triplicado.

Algunos piden la posibilidad de subir el precio del ejemplar libremente, para poder mantener su independencia. Otros, ir subiendo el precio poco a poco y otros, por el contrario, consideran que un periódico caro no cumple su labor histórica e informativa y piden un prórroga para este reintegro.

El caso es que muchos se aprovecharon de este anticipo cuando les interesó y ahora que se acerca la hora de devolver lo anticipado no lo ven tan claro y esto, como es normal, crea suspicacias entre el público: que si algunos periódicos son unos vendidos, que están más en el trust papelero que en el periodismo; que si la ley dice que ya toca pagar y hay que pagar; que si un periódico subvencionado no es periódico…

Que nos gusta discutir por tó, no hay más vuelta de hoja

Dada la escasez de papel que se produjo durante la I Guerra Mundial, se puede entender que periódicos diarios como
«El Defensor de Granada», por ejemplo, limitara su edición
a cuatro paginas en una única hoja de sábana.

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

1 Comentario

  1. Chusrms 24 marzo 2020

    Muy interesante el periodico en sabana, como hoy en dia muchas camisetas impresas con logos

Dejar una respuesta

© 2020 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén