DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Ciber-novela por entregas en formato de Diario

17 MARZO DE 1920, MIÉRCOLES

Narrado por la autora
MaRGaRiTa MaRíN


Querido Diario:

Ayer se reunió en el Gobierno Civil la Junta Provincial de Subsistencias para estudiar las medidas más convenientes que deben adoptarse para traer trigos y harinas a Granada.

De primeras, para empezar, se ha prohibido que se exporten totalmente papas fuera de la provincia y se le ha ordenado a la Guardia Civil que haga diligencias para dar con los tenedores y acaparadores que movidos por una codicia insaciable e inmoral están jugando con el hambre de las personas y alterando el orden de los pueblos.

Ayer mismo, por ejemplo, hubo una manifestación de un pequeño grupo de mujeres que al mítico grito de “Pan a 8” de otros tiempos, recorrieron la Gran Vía, calle de la Cárcel y Duquesa.

Pues cuentan que las capitanas de la manifestación a su paso por Gran Vía, a las mujeres que pasaban por allí y no querían unirse a la protesta, eran abofeteadas y tiradas de los pelos. Hasta le dieron una paliza a una pobre anciana en la esquina de Azacayas porque no quiso seguirlas.

¡Mu’bonico está eso!

Eso sí, el Gobernador Civil recibió a una comisión de estas mujeres y le dio 5 pesetas a cada una porque decía comprender sus quejas y necesidades, pero a mí tampoco me parece bien, esto es pan pa’hoy y hambre para mañana.

Darle 5 pesetas a cinco mujeres cuando son miles las que no tienen pa’coméh parece que es más para callar las bocas de las capitanas que para resolver nada….

Y si el problema del pan era poco, la falta de entendimiento entre patronos y obreros no es mejor.

Siguen en huelga los silleros habiendo quedado rotas las negociaciones que había propiciado el alcalde entre patronos y obreros, por negarse los patronos rotundamente a establecer la jornada de ocho horas.

Algunos patronos, como los señores González y Garrido, han aceptado las peticiones y tienen colocados a 40 operarios en los talleres de la casa del pueblo pero la casa Atanasio Sánchez, no sólo se ha negado sino que, además, están trabajando en los otros talleres con el fin de ayudar a los demás patronos para que no derroten.

¡Aquí cada uno va a su avío!

Lejos de negociar, se impone la ley del más fuerte y así no se puede. Veremos a ver qué pasa con tanta incomprensión de unos y otros. Esto no puede acabar bien.

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

© 2021 DIARIO DE UNA ALBAYZINERA 1920

Tema de Anders Norén